Make your own free website on Tripod.com

Ser Maestro

 

Ser Maestro es llevar a Jesús en la Mirada;

es caminar por una senda iluminada.

Ser Maestro es decir cada mañana sonriente

"Buenos días, mi gente"

aún cuando quisiéramos decir: "Hasta mañana".

 

Ser Maestro es llevar a Jesús en la Mirada,

es comprender y ayudar a aquél niño

que tiene tantos problemas en su casa.

Ser Maestro es dar la mano y el apoyo

a aquella niña que tanto necesita

de tu fe y de tu confianza.

 

Ser Maestro es tener un carácter firme como el acero,

pero un tanto tan suave como terciopelo.

 

Ser Maestro es mirar en cada niño

aquél hijo que ansías,

o aquél que ya tienes y tratas con cariño.

Ser Maestro es olvidarse un poco de sí mismo

y darse a los demás sin egoísmo.

 

Ser Maestro es eso y mucho más, amigos míos.

Ser Maestro es poder decir al final del día:

"Hoy he hecho Señor, lo que debía"

"Hoy he sido Señor, como Tú querías".